Macron y Putin: los retos del encuentro en Versalles

Le site TLAXCALA vient de traduire en espagnol ma note sur la rencontre en Macron et Poutine le 29 mai à Versailles. Avec tous mes remerciements!

Macron y Putin: los retos del encuentro en Versalles

 

Jacques Sapir Жак Сапир 

 

La visita que Vladimir Putin debe hacer en Francia el lunes 29 de mayo excita mucho la imaginación de los periodistas y del personal político. El hecho de que será recibido en el castillo de Versalles, con un decoro totalmente singular es una de las causas de esta excitación. Pone de manifiesto sobre todo que lo que está en juego, tanto para Vladimir Putin como para Emmanuel Macron de esta visita no se perciben enteramente. Es en efecto altamente simbólico que Vladimir Putin sea el primer dirigente recibido por el nuevo Presidente de la República.

Los retos para Emmanuel Macron

¿En qué contexto esta visita tendrá lugar? Actualmente, las relaciones bilaterales entre Francia y Rusia están seriamente limitadas por la política de la Unión Europea respecto a Rusia. Estas limitaciones van más allá de la simple cuestión de las sanciones, cuya importancia, fuera de las sanciones financieras, ha sido más simbólica que real. La Unión Europea ha desarrollado desde 2014, que se apruebe o que se desapruebe, una verdadera política de hostilidad frente a Rusia. Esta visita será entonces una prueba para saber si el Presidente Macron quiere aligerar  la limitación de la UE y aplicar a Rusia una política más francesa, más orientada hacia los intereses de Francia, o si coloca la política exterior francesa bajo el marco de la UE.

El hecho de que desee que esta visita tenga lugar en  un decoro muy especial en Versalles no debe considerarse como una indicación en cuanto al éxito o no de esta visita. Esto solamente refleja la importancia que reviste esta visita. Constituye obviamente para Emmanuel Macron, su verdadero bautismo de fuego en política internacional. Además, Emmanuel Macron sabe muy bien que esta visita será analizada tanto por sus opositores como por sus apoyos. Su acción hacia Rusia y Vladimir Putin será observada con gran interés tanto por sus opositores (el partido de los « Republicanos », sino también de la izquierda radical del Sr. Mélenchon y el Frente Nacional de Marine Le Pen están todos a favor de una mejora de las relaciones franco-rusas) y por sus seguidores (que se trate del MÓDEM de François Bayrou, del Partido socialista o de su propio partido ahora llamado LREM). Si esta visita concluyera con un anuncio dramático en cuanto a la mejora de las relaciones bilaterales, seria fuertemente criticado por sus propios amigos. Si la visita es un fracaso, sus adversarios esta vez lo criticarán. Se puede pues pensar que esta visita desembocará en algunas mejoras en las relaciones bilaterales, pero nada especialmente espectacular. Pero eso no significa que un proceso general de mejora no habrá podido ser lanzado por esta visita, un proceso que se desarrollará en los próximos meses.

Emmanuel Macron, como nuevo presidente francés, debe poner de manifiesto en primer lugar que tiene en cuenta los intereses franceses (algo que había incumplido François Hollande). Debe a continuación, demostrar que defiende los principios (pero hay que ver cual principio vendrá en primero). Por ultimo queda claro que tratará de utilizar esta visita para su ventaja política. Fue atacado fuertemente durante la campaña presidencial por su falta de experiencia en el tratamiento de los asuntos internacionales. Intentará pues poner de manifiesto que estos ataques no eran bien fundados. En cierta medida, lo que está en juego es muy elevado para él, ya que es su primera experiencia en la diplomacia mundial y necesita desesperadamente dar una impresión duradera o la imagen de un « niño inexperto»  se le clavará a la piel.

Emmanuel Macron declaró explícitamente que quería « buenas relaciones»  con Rusia. Es definitivamente  un hombre pragmático, y no alguien cuyo pensamiento internacional está profundamente cargado de ideología, tal como lo fueron el Sr. François Hollande, el ex presidente, o incluso los Ministros de Asuntos Exteriores de este mismo François Hollande, que se trate de Laurent Fabius o Jean-Marc Ayrault. En este contexto, no es pues tan sorprendente que el primer Jefe de Estado extranjero invitado a París sea el Sr. Putin. A propósito, existe ahora una competencia en el seno de la Unión Europea, y más concretamente entre Francia, Alemania e Italia para mejorar las relaciones con Rusia y especialmente las relaciones económicas. Esto no significa que no hay divergencias entre Francia y Rusia, ya sea en Oriente Medio, o con respecto a Ucrania. Pero estas diferencias y divergencias no se consideran como un obstáculo para mejorar las relaciones con Rusia.

 

Los retos para Vladimir Putin

Asimismo, esta visita presenta retos  importantes para Vladimir Putin. De una parte, pone fin a la tentativa de los países de la UE de «  aislar » Rusia. Esta política tuvo poco  sentido, y dio lugar a un estrechamiento de las relaciones entre Rusia y China, pero también por una creciente potencia de la Organización de Cooperación y Seguridad, denominada « la organización de Shanghái». El hecho de que la India y Pakistán hayan decidido formalmente incorporarse a la OCS es la prueba de que esta política de aislamiento es de una gran futilidad. Sin embargo, provocó daños importantes a las relaciones entre los países de la Unión Europea y Rusia y, desde este punto de vista, la visita a Versalles de Vladimir Putin puede marcar el inicio de un nuevo período, más pragmático.

Por otra parte, Vladimir Putin tiene la intención de concretar en esta visita un mayor progreso en el campo económico. Es necesario aquí comprender la lógica de las relaciones económicas entre Rusia y los países de la UE a través de dos prismas. El primero es el de la evolución actual de la economía rusa. Esta última salió de la crisis en la cual la había sumido el colapso de los precios del petróleo. Sin embargo, la recuperación  podría ser insuficiente habida cuenta de los objetivos políticos del Gobierno ruso. El segundo es el de desarrollo de la Unión Eurasiática, que se revela cada día un proyecto más importante. En el desarrollo de esta Unión Euroasiática, la cuestión del equilibrio de las relaciones entre China y Rusia aparece como fundamental. Qué se trate del proyecto de la «Ruta de la Seda  » o qué se trate de las relaciones triangulares entre Rusia, China y Kazajstán, el hecho de que Rusia no pueda apoyarse en buenas relaciones con los países de la Unión Europea es un problema.

Rusia, en efecto, tiene interés en presentarse como un « puente » entre la Unión Eurasiática y los países de Europa occidental. Las buenas relaciones con estos últimos tendrán repercusiones muy favorables en el seno mismo de la Unión Euroasiática. Es entonces comprensible todo el interés, para Vladimir Putin, que esta visita se concluya, como se dijo, no sobre los resultados inmediatamente espectaculares, sino en un proceso de normalización progresiva de las relaciones con los países de la Unión Europea. Tal es pues el reto para Vladimir Putin de este encuentro de Versalles.

Es poco dudoso que no sea sensible a la atención de Emmanuel Macron que lo recibe en un marco fastuoso. Pero es también poco dudoso que se deja enceguecer por el oro que se desplegará para él. Vladimir Putin es ante todo un realista; es también un pragmático, una característica que comparte pues con Emmanuel Macron

He aquí  lo que ocultan los oros de Versalles. Los dos Presidentes, que se trate de Emmanuel Macron o de Vladimir Putin, tienen un interés común para que esta visita salga bien. Pero, Emmanuel Macron se equivocaría excesivamente si se figura recibir un Presidente Ruso debilitado o en dificultad. Los problemas actuales de la economía rusa son perfectamente solubles con los medios de la política económica rusa.

En cuanto a Vladimir Putin, él también debe comprender que los retos para su país de una salida  favorable de esta visita son importantes. Tomaría un gran riesgo, y haría ciertamente un grave error, tratando a Emmanuel Macron como un « niño inexperto». Estos dos dirigentes deben poner punto final al dogmatismo que impregnó las relaciones franco-rusas en tiempos de François Hollande. El hecho de que uno y otro sean pragmáticos es más bien un buen augurio.

 



Merci à Tlaxcala
Source: http://russeurope.hypotheses.org/6038
Date de parution de l’article original: 26/05/2017
URL de cette page: http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=20659 


Jacques Sapir

Ses travaux de chercheur se sont orientés dans trois dimensions, l’étude de l’économie russe et de la transition, l’analyse des crises financières et des recherches théoriques sur les institutions économiques et les interactions entre les comportements individuels. Il a poursuivi ses recherches à partir de 2000 sur les interactions entre les régimes de change, la structuration des systèmes financiers et les instabilités macroéconomiques. Depuis 2007 il s’est impliqué dans l’analyse de la crise financière actuelle, et en particulier dans la crise de la zone Euro.

Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *